Oficina: 91 630 12 96 - Móvil: 656 679 794 - 647 752 650

“LA ORIGINALIDAD CONSISTE EN VOLVER A LOS ORÍGENES”

Antonio Gaudí, arquitecto.
(1852-1926)

Fue en la ciudad egipcia de Tebas hace unos 5.000 años , año abajo o arriba,  cuando Hapu, un tipo avispado y muy celoso de sus pertenencias, se llevó un chasco de muy señor mío al saber que uno de sus esclavos, Shem, había huido. El muy desagradecido le tenía en un “ay”.

Hapu era un ingenioso y noble comerciante, tejedor para más señas, que andaba orgulloso preparando su nueva colección de telas para la próxima temporada hasta el fatídico día de los hechos. Y ahora, se maldecía a cada trago de cerveza, nada fresquita, por no haber sido más vigilante con Shem, su esclavo hitita de cinco pies de alto.

Le costaba asimilarlo.

Era algo tacaño y los tiempos no estaban para más gastos;  por aquel entonces,  ya se vivía una crisis que Hapu, en sus chascarrillos de barrio, achacaba a la mala administración del equipo de gabinete de Ramses II.

Estaba chafado. Ya no hilaba fino y el lino se le enredaba. Pero algo mejoró su rostro, una idea que emprendió de inmediato. Escogió de su escritorio el mejor de los papiros y escribió con buena letra y hollín, ajeno a la importancia que luego ha tenido, el primer anuncio de la historia que actualmente puede contemplarse en el Museo Británico. La publicidad había nacido.

Y reza así:

“Habiendo huido el esclavo Shem de su patrono Hapu, el tejedor, éste invita a todos los buenos ciudadanos de Tebas a encontrarle. Es un hitita, de cinco pies de alto, de robusta complexión y ojos castaños. Se ofrece media pieza de oro a quien dé información acerca de su paradero. A quien lo devuelva a la tienda de Hapu, el tejedor, donde se tejen las más hermosas telas al gusto de cada uno, se le entregará una pieza de oro.”

Nos cae bien Hapu. Un tipo precursor del marketing que cuando la suerte no le fue favorable tiró de ingenio para recuperar a Shem y sobretodo, con esa excusa y ya metido en faena, saber venderse bien. Un primigenio reclamo publicitario en formato cartel y un curioso relato histórico-empresarial con el que os queremos dar la bienvenida a nuestra web.

Al igual que a Hapu, nos gusta imaginar, idear e impactar. Ya lo veréis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies